f101aa 64c9b8fcdaa84f2e80a44268fa2ab90b mv2

Incluso los experimentos científicos simples hechos en casa pueden ser súper educativos y divertidos. Cada uno de estos sencillos experimentos científicos tardará unos 30 minutos en completarse de principio a fin, y cada uno de ellos utiliza ingredientes simples de la casa.

Estos divertidos experimentos científicos y desafíos para estudiantes de cuarto grado utilizan ingredientes simples y artículos para el hogar como colorante para alimentos, jabón para platos, toallas de papel, cubitos de hielo, bandas elásticas, vinagre blanco, aceite vegetal y bicarbonato de sodio.

A los alumnos de 4.° grado les encantarán estos divertidos experimentos científicos y actividades científicas que pueden hacer juntos el fin de semana o después de la escuela. ¡También es una excelente manera de aprender sobre el método científico que usarán a lo largo de su educación y quizás durante toda su vida!

Y, nunca se sabe. Un experimento genial podría ser el momento de la bombilla que los inspira a ser científicos de por vida.

Como mínimo, probablemente inspirarás algunos proyectos de feria de ciencias realmente geniales.

Entonces, sin más preámbulos, introduzcamos a su hijo de cuarto grado en el mundo mágico de la ciencia.

27 experimentos científicos fáciles que a tus hijos les encantarán:

1. Lámpara de lava

Visión de conjunto:

Este sencillo experimento es especialmente un éxito entre los niños de 4 a 12 años (¡y mayores!), ¡y también hará retroceder algunas décadas a sus adultos favoritos! Esta sencilla actividad científica enseña a los niños sobre la densidad.

Que necesitas:

Una botella de plástico limpia (o varias botellas de plástico)

Agua

Aceite vegetal

Tabletas efervescentes (como una tableta de Alka-Seltzer)

Colorante alimenticio

Pasos:

Llena la botella con agua hasta aproximadamente 1/4 de su capacidad. Vierta el aceite vegetal en la botella hasta que esté casi llena. Usa un embudo si tienes uno. Espere unos momentos y observe cómo se separa el aceite y el agua.

Luego, agregue unas gotas de su colorante para alimentos de color favorito. Mira cómo el color se abre camino a través del aceite.

El siguiente paso es romper la tableta gaseosa por la mitad y dejar caer una parte en la botella. Mira cómo se forman las gotas de burbujas.

Finalmente, si tiene una linterna, apague las luces y deje caer otra media tableta. ¡Ilumina la linterna a través de la lámpara de lava mientras las gotas burbujean!

Lo que está sucediendo:

El aceite flota sobre el agua porque es menos denso (más liviano) que el agua. El colorante alimentario tiene la misma densidad que el agua, por lo que se hunde a través del aceite y se mezcla con el agua. A medida que la tableta se disuelve, crea un gas llamado dióxido de carbono.

El gas es más ligero que el agua, por lo que flota hacia la parte superior, trayendo algo de color del colorante alimentario. Cuando el aire se libera de la gota de agua coloreada, el agua vuelve a pesar y se hunde.

2. Explorando la tensión superficial (¡con pimienta negra!)

f101aa 20f8027fc5d34100b08aea501edbc426 mv2

Visión de conjunto:

SLa tensión superficial es un principio científico fundamental que incluso los niños pequeños pueden comenzar a aprender. Esta sencilla experiencia con agua, jabón y pimienta negra hará que los niños de todas las edades exploren este útil concepto.

Que necesitas:

pimienta negra

un plato o cuenco

agua

jabón líquido

Pasos:

Primero, llene el plato con una fina capa de agua, menos de una pulgada de profundidad es suficiente.

Luego, espolvorea la pimienta sobre el agua, cubriendo la mayor parte de la superficie del agua como sea posible. Cuanta más pimienta, más divertido.

Finalmente, sumerge tu dedo en el jabón líquido. ¡Toca la pimienta y mira lo que sucede!

Lo que está sucediendo:

Puedes verlo a simple vista: ¡el jabón está rompiendo la tensión superficial del agua! La tensión superficial existe en el agua porque a las moléculas de agua (los pedacitos del agua) les gusta pegarse.

El agua tiene una alta tensión superficial, lo que hace que las moléculas se atraigan entre sí y se unan con mucha fuerza.

Pero, cuando se le agrega jabón, rompe la tensión superficial. Las moléculas cercanas a sus dedos son atraídas por moléculas que están más alejadas de su dedo.

El agua tiene una alta tensión superficial, lo que hace que las moléculas se atraigan entre sí y se unan con mucha fuerza.

Pero, cuando se le agrega jabón, rompe la tensión superficial. Las moléculas cercanas a sus dedos son atraídas por moléculas que están más alejadas de su dedo.

3. Pasta de dientes de elefante

Visión de conjunto:

H¿Ya has oído hablar del experimento de la pasta de dientes de elefante? ¡Es genial! Necesitarás un adulto para este experimento. A los niños de todas las edades les encantará aprender sobre catalizadores y reacciones exotérmicas en esta sencilla y divertida actividad científica.

Que necesitas:

botella de refresco de plástico de 16 onzas

1/2 taza de 20 volúmenes de solución al 6% de peróxido de hidrógeno líquido

1 cucharada de levadura seca

3 cucharadas de agua tibia

jabón líquido para platos

Colorante alimenticio

Taza pequeña

Gafas protectoras

Pasos:

En primer lugar, póngase sus gafas de seguridad o gafas protectoras. El peróxido de hidrógeno puede irritar la piel y los ojos. Como medida de seguridad, siempre debe ser un adulto quien vierta con cuidado el peróxido de hidrógeno en la botella.

El siguiente paso es agregar 8 gotas de su colorante de alimentos favorito en la botella.

Luego, agregue 1 cucharada de jabón líquido para platos y agite la botella para mezclar los ingredientes.

En una taza aparte, mezcle el agua tibia y la levadura durante 30 segundos.

Finalmente, vierta la mezcla de agua de levadura en la botella y observe cómo se forma la espuma.

Lo que está sucediendo:

Cada pequeña burbuja en el potro está llena de oxígeno. La levadura fue un catalizador (ayudante) para eliminar el oxígeno del peróxido de hidrógeno. Debido a que sucedió tan rápido, creó muchas burbujas.

La botella se calentó porque esta reacción es una reacción exotérmica que genera calor. La espuma se compone simplemente de agua, jabón y oxígeno, por lo que puede verterla con seguridad por el desagüe. ¡Voila!

4. Baba casera

Visión de conjunto:

¿Qué niño no ama el limo? ¡Este es uno de nuestros experimentos científicos favoritos porque seguramente complacerá a los niños! En esta receta básica, puedes hacer algunos en tu cocina y divertirte exprimiéndolos con tus propias manos durante todo el día. Slime se ha convertido rápidamente en uno de esos experimentos científicos clásicos que toda familia debería probar al menos una vez.

Materiales:

-Agua

-Pegamento escolar blanco.

-Colorante alimenticio

-bórax

-dos tazones

Pasos:

Primero, mezcle 1/4 taza de agua y 1/4 taza de pegamento escolar blanco en un recipiente. (Duplica la receta si quieres más).

Luego, si desea que su baba sea colorida, agregue unas gotas de colorante para alimentos a la mezcla.

Luego, mezcle 1/2 cucharada de bórax y 1/2 taza de agua y revuelva hasta que el bórax se disuelva. I

Finalmente, agregue la solución de bórax a la mezcla de pegamento y mézclelos. ¡Voila!

Variaciones:

Para hacer slime que brille en la oscuridad, usa pegamento que brille en la oscuridad. ¡Para una baba reluciente, agrega brillo!


5. Magia de refracción de luz

Visión de conjunto:

Este experimento científico súper simple es en realidad más un truco de magia, y les enseñará a sus hijos todo sobre la refracción de la luz.

Que necesitas:

Trozo de papel

Marcador

Vidrio

Agua

Pasos:

Tome una hoja de papel y dibuje dos flechas grandes en ella, una cerca de la parte superior y otra en la parte inferior. Haz que la flecha apunte en la misma dirección.

A continuación, llene un vaso con agua. Baje lentamente la hoja de papel detrás del vaso de agua. ¡Mira a través del vaso de agua y observa con asombro!

Lo que está sucediendo:

La refracción es la flexión de la luz y ocurre cuando la luz viaja de un medio a otro, como del aire al agua o del agua al aire. En este experimento, la luz viaja desde el papel a través del aire, luego a través del vidrio y hacia el agua, y finalmente sale del vidrio hacia el aire una vez más antes de llegar a nuestros ojos.

La luz viaja más rápido a través del aire, y un poco más lentamente a través del agua, e incluso MÁS lentamente a través del vidrio. Eso significa que la luz se dobla cuando viaja a través del vaso de vidrio hacia el agua, y luego se dobla nuevamente cuando viaja fuera del vaso de vidrio hacia el aire.

Los caminos de la luz se cruzan y la imagen parece estar volteada.

6. Pasas danzantes

Visión de conjunto:

En este experimento científico muy fácil que es perfecto para niños pequeños, necesitará algunos ingredientes simples que probablemente ya tenga en su hogar: refresco claro, un vaso de agua y un puñado de pasas. ¡Con estos ingredientes simples, producirá reacciones químicas que sus hijos podrán ver en tiempo real!

Lo que necesitarás:

refresco claro

Un vaso de agua clara

puñado de pasas

Pasos:

Primero, llena un vaso con soda clara y otro vaso con agua corriente o un líquido diferente que no tenga burbujas de gas. Luego, coloca las pasas en cada vaso, y observa cómo bailan en el vaso con soda clara.

Las burbujas de gas de la soda llevan las pasas hacia arriba. Cuando explotan, la pasa se hunde de nuevo.

¿Lo que está sucediendo?

Una vez que las burbujas de dióxido de carbono alcanzan la superficie del refresco, revientan y el gas se libera al aire. Esto hace que la pasa pierda flotabilidad y vuelva a caer al fondo del vaso.

7. Centavos brillantes

nsplsh 5442484f754e3655524755 mv2 d 8256 6192 s 4 2

Visión de conjunto:

Definitivamente tienes algunos centavos sucios tirados por tu casa, así que aprovechémoslos en un experimento científico simple y divertido que incluso los niños pequeños pueden disfrutar. Los centavos son de cobre y, a menudo, están en circulación durante años (¡qué asco!), por lo que a menudo parecen muy deslustrados. En esta experiencia, verá si el jabón o el vinagre (u otros líquidos) funcionan mejor para limpiar el exterior de la moneda de cobre sucia.

Lo que necesitarás

centavos sucios

2 vasos de papel

Vinagre

jabón para platos

Toalla de papel

Otros líquidos de la casa (salsa de tomate, refrescos, etc.)

Pasos:

Primero, haga algunas conjeturas sobre qué líquido hará que el centavo brille más.

Luego, pon cada centavo en un vaso de papel. De una vez, vierte suficiente vinagre para cubrir totalmente el centavo sucio. En el otro vaso, vierte suficiente jabón para platos para cubrir totalmente el centavo sucio.

Espere unos diez minutos. A

Después de diez minutos, saca las monedas, enjuágalas con agua y frótalas con una torre de papel. ¡Ahora compare los centavos y vea qué tan limpios quedaron!

Por último, pruébalo con otros líquidos de la casa.

Lo que está sucediendo:

Los centavos se vuelven opacos con el tiempo porque el cobre en el exterior reacciona con el oxígeno del aire. El cobre y el oxígeno forman óxidos de cobre que hacen que el centavo sea opaco y oscuro.

El ácido acético en el vinagre disuelve estos químicos y deja el centavo con un aspecto nuevo y brillante.

El jabón para platos es excelente para limpiar muchas cosas, pero no puede disolver los óxidos de cobre.

8. Apio Arco Iris (¡Acción Capilar!)

Visión de conjunto:

¿Tienes apio en la nevera? Entonces puede comenzar a aprender sobre la acción capilar con un experimento de apio simple y colorido que cambia de color. ¡Es un experimento clásico!

Que necesitas:

Apio

Vasos de agua

Colorante alimenticio

Pasos:

Encuentra un lugar soleado y llena los vasos hasta la mitad con agua.

Luego deje caer diferentes colores de colorante alimentario en cada uno de los vasos. (¡Es divertido poner los colores en el orden del arcoíris!)

A continuación, corta unos tallos de apio y ponlos en los vasos de agua.

Deje reposar el apio por un tiempo. Tomará al menos algunas horas, pero muy pronto notará que las hojas cambian de color. También puedes hacer este experimento con una flor de color claro.

Lo que está sucediendo:

Este sencillo experimento le demostrará a su hijo cómo los pequeños «vasos» en los tallos de apio pueden llevar el agua (¡y los colores del arcoíris!) a las hojas del apio, imitando la forma en que la sangre viaja por el cuerpo.

9. Mezclar imposible

Visión de conjunto:

Este experimento súper fácil consiste en mezclar partes iguales de aceite y agua y agregar una gota de colorante para alimentos para ver qué sucede. A los niños les encantará ver cómo el colorante alimentario atraviesa el aceite. ¡Te encantará lo fácil que es instalarlo y limpiarlo!

Que necesitas:

Varios vasos para beber

agua

aceite vegetal

colorante alimentario liquido

un palillo (si lo tienes)

Pasos:

Primero, pregúntense qué creen que sucederá cuando mezclen aceite y agua…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *